Docente del Instituto de Ciencias Navales y Marítimas obtuvo el título de Piloto Primero de la Marina Mercante Nacional.

Docente del Instituto de Ciencias Navales y Marítimas obtuvo el título de Piloto Primero de la Marina Mercante Nacional.

“Para la carrera de Ingeniería Naval es importantísimo contar con docentes altamente vinculados al quehacer profesional”

señala Director de Escuela Dr. Gonzalo Tampier

Profesor Juan Condeza del Instituto de Ciencias Navales y Marítimas, obtuvo el título de Piloto primero de la Marina Mercante Nacional, tras rendir el examen de competencia ante la Autoridad Marítima en el Centro de Instrucción Maritima (CIMAR) en Valparaiso dependiente de la Armada de Chile

El docente quien era Piloto segundo de la Marina Mercante Nacional señala que este nuevo título “se logra acreditando al menos 24 meses de embarco efectivo y yo ya poseía 36 meses;  posterior a eso tuve que realizar durante todo el verano de 2020 un curso de ascenso en Valparaiso en el Colegio de Capitanes y Pilotos.  El curso se denomina “Gestión para Mando y Ascenso a Piloto Primero” y tiene una duración de 2 meses de clases intensivas con especial énfasis en la estiba y estabilidad de las naves mercantes, aprobando ese curso se puede optar a dar el examen de competencia.”

Afirma que el examen de competencia ante la Autoridad Marítima lo rindió en marzo, justo antes de que comenzaran las restricciones de la pandemia y constaba de un examen escrito y un examen práctico en el simulador de maniobras ambos de una alta dificultad debido a la gran responsabilidad que significa la nueva habilitación obtenida. “Una vez aprobado los exámenes tuve que presentar una memoria de cálculo, la que  fue aprobada exitosamente lo que me permitió finalmente obtener el título en septiembre pasado”.

A nivel profesional representa la posibilidad de ejercer como Primer Oficial en cualquier nave sin limitación de Arqueo Bruto (tamaño de un buque en relación a su volumen) en todo tipo de navegación y como Capitán de cualquier buque de hasta 3000 de Arqueo Bruto.

A nivel docente – señala el Prof. Condeza- “representa un salto en la formación que puedo entregar disponiendo de las herramientas para abarcar aparte de tópicos relacionados con la navegación otros que involucran aspectos mas complejos dentro la operatividad de un buque como lo son  los relacionados a la estiba y estabilidad de las naves. Además esto me permite tener el nivel necesario para dictar cursos de la OMI (Organización Marítima Internacional), que requieran una mayor expertiz, por lo cual un título más alto me permite seguir avanzando dentro de las posibilidades de perfeccionamiento que podemos entregarle a nuestros estudiantes”.

Por su parte, el director de la Escuela de Ingeniería Naval, Dr. Gonzalo Tampier señala que “para la carrera de Ingeniería Naval es importantísimo contar con docentes altamente vinculados al quehacer profesional. Esto tiene una relevancia aún mayor en la formación de Marina Mercante, puesto que es requisito de la Autoridad Marítima que muchos cursos sean impartidos por docentes que cuenten con el grado de oficiales de marina mercante. El hecho de que el Prof. Condeza haya alcanzado el grado de Primer Piloto no sólo es un reconocimiento a la destacada labor que ha realizado como docente de la carrera por años, sino que también le permitirá impartir distintos cursos de especialización que hoy nuestros alumnos de la mención Transporte Marítimo cursan mediante convenios con la Autoridad Marítima y con otras instituciones externas.”

Hundimiento del centro Caicura: las regulaciones pendientes de la acuicultura

Hundimiento del centro Caicura: las regulaciones pendientes de la acuicultura

Columna de opinión:

Dr. Gonzalo Tampier – Dr Cristian Cifuentes –

Instituto de Ciencias Navales y Marítimas FCI -UACh

El reciente hundimiento del Centro de salmonicultor “Caicura”, ubicado en el Seno del Reloncaví, hace más evidente que nunca la urgente necesidad de crear un marco normativo que regule el diseño, la instalación, mantención y  desmantelamiento de estos sistemas, a fin de reducir el riesgo de estas operaciones en las complejas condiciones ambientales y operacionales de la zona sur-austral de nuestro país.

No cabe duda que la primera prioridad debe estar siempre en la protección del medioambiente, ámbito en el cual debemos reconocer que en los últimos 13 años -desde el advenimiento del virus ISA- se han logrado importantes avances, aunque aún queda mucho camino por recorrer. Por otro lado, en el ámbito de la prevención de escape de peces, relacionado directamente con la regulación de las estructuras de cultivo, se observan muy pocos cambios en igual período.

En Chile, la regulación de estas estructuras denominadas balsas-jaula, sigue en un estado mínimo de desarrollo y ninguna de las regulaciones existentes establece, por ejemplo, las condiciones mínimas de flotación, las características mecánicas requeridas en sus estructuras y sistemas de fondeo o los profesionales habilitados para desarrollar estos proyectos de ingeniería.

En la historia marítima, son muchas veces lamentables sucesos como un hundimiento los que llevan a introducir mejoras en la regulación. El hundimiento del Titanic en 1912, por ejemplo, marcó el inicio de SOLAS, hoy considerado como el tratado internacional más relevante para la protección de la vida humana en el mar. Otro ejemplo es el derrame del Exxon Valdez en 1989, que marcó el inicio de una profunda revisión del convenio MARPOL que hoy obliga a toda embarcación petrolera a ser construida con un doble casco. En el tema acuícola, la principal motivación detrás de la regulación noruega atingente a sistemas de cultivo de peces, estuvo en la prevención de escapes por su posible impacto en el medio marino.  Ejemplos hay muchos, y todos tienen una cosa en común: el genuino interés por aprender de este tipo de incidentes.

Estos acontecimientos no sólo impulsan el desarrollo de nuevas normativas. El encuentro de distintos actores del ámbito público y privado, de la sociedad y de la academia, nos permite buscar soluciones para el futuro, y sobre todo, nos permiten recuperar confianzas y establecer vías expeditas de comunicación. También se abren espacios para plantear el uso de nuevas tecnologías de monitoreo o proponer la creación de entes certificadores que velen por el cumplimiento de normativas creadas en conjunto con todos los actores involucrados. ¿Acaso no da confianza ese sello pegado en su calefont/cocina a gas/electrodoméstico que dice que Ud. tiene instalado en su casa un producto seguro? Ese sello corresponde a un ente certificador, en el que Ud. y el fabricante del aparato han depositado su confianza.

En el caso de Caicura, aún es temprano para apresurar conclusiones acerca de las causas del hundimiento. No obstante, sí estamos en condiciones de hacernos algunas preguntas:

Si todo proyecto de embarcación o artefacto flotante debe ser inscrito ante la Autoridad Marítima y sus planos estructurales deben ir firmados por un profesional competente; si toda embarcación o artefacto flotante debe cumplir con una cierta reserva de flotabilidad y debe demostrarlo mediante diversos cálculos; y si toda embarcación o artefacto flotante debe ser revisada periódicamente por la Autoridad Marítima. ¿Por qué una balsa-jaula no debe hacerlo? La respuesta válida desde un punto de vista legal lamentablemente es simple: porque no son consideradas ni como embarcaciones ni como artefactos flotantes, sino a lo sumo equivalentes a una demarcación marítima o – en otras palabras – a una simple boya.

Se hundió una boya en Caicura. ¿Sería esta una noticia de relevancia nacional que causa preocupación en amplios sectores de la sociedad?

Sin duda,  estamos ante un importante desafío, aún más grande si consideramos el cambio climático y el potencial desarrollo de la actividad acuícola en zonas más alejadas de la costa, con condiciones ambientales sin duda más adversas que las que se enfrentan en la actualidad.

Foto Referencial.

CHARLA: Evolución de la empresa ACN

CHARLA: Evolución de la empresa ACN

En el marco de la asignatura Construcción de la Nave, a cargo del Prof. Claudio Troncoso, el día jueves 9 de julio, el ingeniero Naval y Gerente General de Astilleros ACN Chile, Mauricio Navarrete dictará la charla denominada “Evolución de la Empresa ACN”. En esta charla, el gerente y exalumno de nuestra carrera compartirá su experiencia desde el emprendimiento inicial, los avances actuales y las perspectivas de futuro de este astillero valdiviano. Invitamos a todas/os nuestras/os estudiantes e interesados en el mundo de la ingeniería naval.

Fecha y horario de la charla: jueves 9 de julio, entre las 8:10 a 9:10 hrs.

Unirse a la reunión Zoom

https://reuna.zoom.us/j/91992720548?pwd=VE1VK1BWRU9KU0w3OXczYWxVY3NLQT09
Presentan registro audiovisual del primer velero oceánico construido por el Club de Yates UACh

Presentan registro audiovisual del primer velero oceánico construido por el Club de Yates UACh

Este miércoles 17 de junio, a las 20 horas, se estrena vía online el material que describe el proceso de construcción y travesía inaugural de OMORA, embarcación construida íntegramente en la Facultad de Ciencias de la Ingeniería de la Universidad Austral de Chile.

A través de una exhibición virtual por medio de las plataformas Facebook, Instagram y Youtube, la Facultad de Ciencias de la Ingeniería de la Universidad Austral de Chile y el Club de Yates UACh invitan al estreno del registro audiovisual “OMORA”, que muestra el proceso de construcción y posterior travesía del primer velero oceánico construido en el Campus Miraflores.

OMORA, embarcación de fibra de vidrio y de 5 metros de eslora, tiene capacidad para 4 personas y es fruto del trabajo en conjunto entre diversos laboratorios y unidades de la Facultad de Ciencias de la Ingeniería UACh, lo que hizo posible la fabricación, diseño e impresión de gran parte de sus piezas, como el casco, mástil, quillote, velas, roldanas y ancla, y que la hacen única en su tipo. 

Sobre la presentación, que se enmarca en las actividades de los 60 años del Club de Yates, el Decano de la FCI UACh, Dr. Richard Luco, sostuvo que el material registrado “es parte de un trabajo en equipo que se retomó hace algunos años, y que marca un punto de partida de un nuevo camino y un nuevo andar del Club”.

El registro describe cómo surge la idea y el proceso de construcción del velero oceánico OMORA (que en lengua Yagán significa “Colibrí”), y parte de su travesía inaugural realizada en febrero de este año y que conectó Valdivia – Calbuco, ciudad en la cual el CYUACh participó del Segundo Encuentro Náutico de Navegación 2020. 

José Mayorga, estudiante de Ingeniería Civil Mecánica y Presidente del CYUACh, indicó que en la grabación “además de ver como surge la idea, veremos todo lo que es el proceso constructivo con detalles bien interesantes”.

La actividad esta agendada para este miércoles 17 de junio, a las 20 horasy se puede seguir por las cuentas @clubdeyatesuach en Instagram, y por Club de Yates UACh en Facebook y Youtube.

Asimismo, para el viernes 19 de junio, a las 21 horas, el Club de Yates UACh está organizando un conversatorio vía ZOOM, abierto a todo público, donde se abordará junto con los tripulantes de la travesía más detalles del registro y construcción de OMORA, enlace que puede ser solicitado al correo clubdeyates@uach.cl

 FACEBOOK @CYUACh

INSTAGRAM @clubdeyatesuach

YOUTUBE Club de Yates UACh

MERIC: el centro de investigación que co-ejecuta la UACh y que pretende poner a Chile como potencia mundial de energía marina

MERIC: el centro de investigación que co-ejecuta la UACh y que pretende poner a Chile como potencia mundial de energía marina

Hablamos con el académico del Instituto de Ciencias Navales y Marítimas de la Universidad Austral de Chile, Dr. Gonzalo Tampier, quien es uno de los principales investigadores del Centro de Investigación e Innovación de Energía Marina (MERIC, por sus siglas en inglés) que pretende desarrollar una línea base para la producción de energía marina en Chile.

Nuestro país ha sido históricamente un comprador de tecnología, sin embargo, sus enormes riquezas naturales le hacen portador de una gran ventaja para desarrollarlas. Es el caso de la potencial energía marina que guardan las costas del país. En este sentido, desde el 2014, MERIC desarrolla innovadoras investigaciones para la extracción y producción de energía marina de forma segura, eficiente y con un mínimo impacto medioambiental.

A fines del 2013 el Ministerio de Energía junto a CORFO, lanzaron el concurso “Atracción de centros de excelencia internacionales de I+D en energía de los mares”, el cual se adjudicó un consorcio que lideran la empresa francesa Naval Energies  la italiana ENEL Green Powery, co-ejecutado por la Universidad Austral de Chile (UACh), la Pontificia Universidad Católica de Chile, Fundación Chile e INRIA Chile, con el objetivo de “colocar a Chile como polo regional e internacional de innovación en las energías marinas”.

Es así, que la importancia de MERIC está dada por ser un esfuerzo interdisciplinario, “que prepare la cancha para el desarrollo de estas tecnologías y disminuya las incertidumbres”, para cualquier entidad que pretenda producir energía marina desde Chile señala el académico.

Es el primer paso para comenzar a integrar nuevas y mejores energías a la matriz energética del país. “Si bien, en el pasado hubo proyectos muy interesantes respecto al recurso, eran iniciativas muy puntuales, y que no miraban áreas como el medio ambiente donde no se había investigado los posibles impactos en la fauna y flora o los posibles riesgos sísmicos”, señala Gonzalo Tampier.

El Dr. Gonzalo Tampier es uno de sus principales investigadores del Centro MERIC, quien junto a un equipo de investigadores de la Facultad de Ciencias de la Ingeniería de la UACh son responsables de analizar las condiciones locales y los riesgos naturales para la implementación de los dispositivos tecnológicos de energía marina en Chile.

El lugar especial de la UACh en el desarrollo de energías marinas

La UACh es la única universidad en el país que imparte la carrera de Ingeniería Naval, labor en la que lleva su cuerpo académico más de 50 años. En este sentido, la experiencia naval es parte de los méritos que permiten a la UACh aportar al proyecto MERIC desde Valdivia.

La ubicación geográfica austral del equipo UACh también aporta un gran valor al proyecto, en el entendido de que, es en las zonas más australes del país donde existe en potencia mayor cantidad de energía undimotriz de manera abundante, predecible y consistente. Es el caso del Canal de Chacao, el cual tiene un potencial estimado entre 0,76 y 0,9 TWh por año, cifra que representa más del 60% de la capacidad instalada de todo el Sistema Interconectado Central (SIC).

En esta línea, los investigadores preparan la instalación de una boya de monitoreo autoabastecida por energía marina en la costa valdiviana, desafío que ha implicado la visita de expertos en la instalación de estructuras marinas, que han compartido sus conocimientos, y de este modo, han apoyado el proceso de adaptación tecnológica que lleva el equipo de investigación de la UACh.

“Nuestra experiencia en el desarrollo de plataformas marinas es afín a la creación de estos dispositivos. Además, contamos con el laboratorio de ensayos hidrodinámicos que es parte de la infraestructura que usa MERIC para la adaptación de tecnologías”, detalla Tampier.

De esta forma, analizan los mejores métodos de instalación y fabricación, los que dependen de “las limitadas capacidades de astilleros y puertos para que puedan ser construidas e instaladas con nuestras condiciones y equipamiento marítimo, aprovechando las capacidades locales que tenemos”, explica el investigador.

Otras de las cualidades, es el trabajo conjunto con el Doctor en Ingeniería Sísmica y Dinámica Estructural, Galo Valdebenito del Instituto de Obras Civiles, lo que permitirá establecer el riesgo sísmico de las diferentes zonas de interés que existen por instalar dispositivos de energía marina.

Chile y sus condiciones únicas

Entre varios aspectos relevantes, como la evaluación de las condiciones de oleaje, de fondo marino, corrientes y las condiciones sismológicas únicas del país, para proyectar la instalación de estas estructuras en el mar, disminuyendo de este modo la mayor cantidad posible de incertidumbre, asegurando la eficiencia económica y minimizando el riesgo de los dispositivos que se instalarán.

Una de las conclusiones iniciales a las que ha llegado el núcleo a cargo del Dr. Tampier es que “nuestro mar tiene un oleaje muy constante y de baja variabilidad estacional, lo cual, por un lado, es una gran ventaja ya que hay pocos períodos donde se genere poca energía, pero por otro, hay pocos periodos donde se pueden desarrollar labores de instalación o mantenimiento, lo que exige crear nuevos métodos y tecnologías para hacer estas operaciones”.

Otra característica son los permanentes sismos, “que ponen en un mayor riesgo las estructuras y dispositivos instalados bajo el mar, como son fondeos y turbinas. Esto ha dificultado el ingreso de nuevas tecnologías”, y que coloca la tarea de la adaptación de estas.

Otra particularidad es la alta concentración de plancton y macroalgas en las costas, lo que produce el efecto de que crezca vida en cualquier estructura que se sumerja, ya sea la incrustación de microorganismos animales o vegetales, que también se conoce por el concepto de biofouling.

En tanto, la posible afectación de mamíferos como ballenas sobre las turbinas ya sea por colisión entre los dispositivos y fauna, impacto electromagnético o acústico, son parte de las preocupaciones que actualmente atiende el proyecto, “nadie quiere que las turbinas afecten la vida normal de estas especies”, indica el experto.

Oportunidad de largo plazo

Pero tener un centro de excelencia que desarrolle investigación y tecnología de calidad internacional es una oportunidad “para colocar a Chile ya no sólo como un observador del avance relacionado a energías sustentables, sino también como un participante activo en el desarrollo tecnológico. Veo una industria con potencial, es una mirada que hay que tomar con perspectiva de largo plazo. Aún faltan muchos pasos para que tome forma la energía marina y sea un componente relevante en la matriz energética del país”, explica el ingeniero naval de la UACh.

Ante este promisorio futuro de las energías renovables marinas, “el estado actual de ellas aún se mantiene en una etapa de desarrollo muy temprana, la que es comparable a la energía eólica en los 80 o la solar en los 70, aún faltan muchos avances tecnológicos para que generar energía marina sea competitivo y viable”, concluye el Dr. Gonzalo Tampier.

Aprueban continuidad del Centro de Investigación e Innovación de Energía Marina (MERIC)

Aprueban continuidad del Centro de Investigación e Innovación de Energía Marina (MERIC)

Iniciativa es co ejecutada por la Universidad Austral de Chile desde 2015 y la nueva etapa se extenderá hasta 2023.

El Subcomité de Capacidades Tecnológicas de CORFO, aprobó la continuidad a la etapa 2 de operación del proyecto Centro de Investigación e Innovación de Energía Marina (MERIC) que         co ejecuta la Universidad Austral de Chile a través de la Facultad de Ciencias de la Ingeniería.

La información fue recibida con alegría por parte del equipo que lidera el académico del Instituto de Ciencias Navales y Marítimas, Dr. Gonzalo Tampier quien explica que esto permite continuar con el proyecto por el periodo 2019-2023. “Estamos muy contentos porque se trata de una gran noticia para la Facultad, pues el énfasis de la etapa 2 va a estar centrado en investigación en el área de ingeniería, en especial en la adaptación de tecnologías para las condiciones locales de la costa chilena” señala.

La continuidad del proyecto además permitirá generar un importante grado de vinculación con el nuevo Magíster de Ingeniería Naval y Oceánica que abrirá sus matrículas el 2020 en la FCI.

En cuanto a los desafíos que vislumbra en esta segunda fase Gonzalo Tampier precisa que éstos están orientados a aportar al desarrollo de tecnologías que se adapten a las condiciones locales. Otro aspecto relevante es la inclusión de la tecnología eólica flotante, que se sumará a la investigación que ya se está realizando en energía mareomotriz y undimotriz.   

Para el Vicerrector de Investigación, Desarrollo y Creación Artística (VIDCA) UACh, Dr. Hans Richter “esta es una excelente noticia para nuestra Universidad, especialmente para la Facultad de Ciencias de la Ingeniería y las investigaciones que realizan sus académicos. Este resultado vuelve a demostrar que la investigación en la UACh está en un excelente nivel y en todas las áreas del conocimiento. A través de este tipo de iniciativas se busca dar respuesta a problemáticas actuales, tanto a nivel regional como nacional, manteniendo importantes asociatividades con la industria y con otras Universidades”.

Uno de los hitos que se espera concretar en este segundo periodo del proyecto es la instalación de una boya oceanográfica autoabastecida por energía de las olas que permitirá monitorear las condiciones del océano en zonas expuestas lo que permitirá obtener experiencia en la operación y mantenimiento de este tipo de sistemas en las costas de Chile.

Cabe precisar que MERIC se ejecuta desde fines del 2015 tras ser adjudicado por un consorcio que lideran la empresa francesa Naval Energies, la italiana ENEL Green Power, co-ejecutado por la Universidad Austral de Chile (UACh), la Pontificia Universidad Católica de Chile, Fundación Chile e INRIA Chile en el concurso “Atracción de centros de excelencia internacionales de I+D en energía de los mares”, que lanzó CORFO junto al Ministerio de Energía el año 2014.