Evaluaron la efectividad de las cortinas de microburbujas de aire en el control de ruido submarino y de fenómenos algales nocivos

Evaluaron la efectividad de las cortinas de microburbujas de aire en el control de ruido submarino y de fenómenos algales nocivos

Ensayo fue realizado por investigadores del Instituto de Acústica y de Ciencias Navales y Marítimas de la Facultad de Ciencias de la Ingeniería UACh.

El estudio interdisciplinario se enmarca en una asistencia técnica solicitada por la empresa PSP Soluciones y fue desarrollado en el Canal de Ensayos Hidrodinámicos de la Universidad Austral de Chile, para comprobar la efectividad de cortinas de microburbujas de aire en el control de fenómenos algales nocivos y en el aislamiento de fuentes de ruido submarino.

Los ensayos fueron desarrollados por el equipo conformado por Alfio Yori, José Barros, Rodrigo Torres y Víctor Cumian del Instituto de Acústica, junto a Gonzalo Tampier, Cristián Cifuentes y Francinet Gonzalez del Instituto de Ciencias Navales y Marítimas de la Facultad de Ciencias de la Ingeniería.

La empresa PSP Soluciones inició el contacto con académicos del Instituto de Acústica para llevar a cabo una evaluación acústica de la atenuación proporcionada por sus barreras de burbujas de aire, cuyo objetivo principal era evaluar bajo condiciones controladas, la atenuación o pérdida de inserción (IL) subacuática proporcionada por estas barreras de burbujas.

El académico del Instituto de Acústica, Dr. Alfio Yori, destacó que este trabajo conjunto entre la empresa PSP Soluciones, desarrolladores nacionales de ingeniería, y el Instituto de Acústica, nace gracias al ciclo de charlas online Ingeniería y Sociedad de la Facultad de Ciencias de la Ingeniería de la Universidad Austral de Chile y específicamente a través de la charla: Ruido ambiental una problemática ambiental emergente, realizada el año pasado.

“A través de este ciclo se enteran del trabajo que realiza nuestro instituto en el área de acústica subacuática y de esta forma se inició este trabajo conjunto, pues los resultados obtenidos podrán ser utilizados en investigaciones y publicaciones futuras dentro del Instituto de Acústica. Lo interesante aquí es que finalmente se realizó un trabajo multidisciplinario junto al Instituto de Ciencias Navales y Marítimas de la FCI, ya que la empresa PSP Soluciones junto con solicitar el estudio de la atenuación acústica proporcionada por las barreras de burbujas, solicitó un estudio sobre la eficiencia de las barreras en la mitigación o bloqueo de contaminantes, el cual llevo a cabo el Instituto de Ciencias Navales.”  

Alfio Yori agregó que “las cortinas de burbujas de aire bajo el agua pueden funcionar como barreras acústicas, empleadas en el aislamiento acústico de fuentes de ruido subacuático y la reducción del impacto acústico en el entorno marino. Si bien, no hay suficientes estudios sobre la efectividad de estas cortinas de burbujas, éstas son frecuentemente empleadas a nivel mundial como medida de mitigación del impacto acústico subacuático en proyectos donde existen potenciales receptores de este impacto”.

Por su parte, el Dr. Gonzalo Tampier, del Instituto de Ciencias Navales y Marítimas, explicó que efectivamente esta asistencia técnica solicitada por la empresa PSP tuvo dos partes, la primera de ellas donde “nosotros pusimos a disposición el Canal de Ensayos Hidrodinámicos para evaluar la efectividad de las cortinas de burbujas como barrera acústica y posteriormente, se realizaron otros ensayos junto a nuestro equipo que tuvo como finalidad medir su efectividad para mitigar efectos de contaminantes como las floraciones algales nocivas. Este estudio se hizo con la participación de otra empresa, Plancton Andino, que tomó muestras y las analizó en sus laboratorios. 

«Para el Canal de Ensayos Hidrodinámicos, la realización de experimentos multidisciplinarios con la participación de la industria y de otras unidades académicas se está convirtiendo en algo cada vez más importante, y va en línea con nuestra búsqueda por nuevas aplicaciones para todo el conocimiento y la experiencia que tenemos en el Canal en diversas temáticas ligadas al desarrollo de tecnologías en el mar. Creo que, en este caso particular, es aún más destacable, puesto que se combinan dos áreas de la ingeniería que en Chile sólo se imparten en la Universidad Austral de Chile, que son la ingeniería acústica y la ingeniería naval” concluyó el Dr. Tampier.

ANTECEDENTES ESTUDIO ACÚSTICO

Las cortinas evaluadas entregaron atenuaciones acústicas en banda ancha mas que aceptables, estando éstas entre los 11 y 12 dB en su configuración mas simple.

En términos de bandas de frecuencia, las barreras entregan atenuaciones que van desde los 10 dB hasta los 25 dB, lo cual es un muy buen resultado, ya que corrobora que la atenuación entregada por la cortina será siempre mayor o igual a los 10 dB.

“Esta evaluación es una evaluación inicial y deberá ser complementada con mediciones de campo, debido a las limitantes que representan las dimensiones del canal de prueba donde se llevaron a cabo las mediciones. El canal de prueba permitió realizar mediciones en un ambiente controlado, el cual posibilitó probar la atenuación proporcionada por distintas configuraciones de barreras.“

Secretaria de Escuela de Ingeniería Naval se acogió a retiro tras 36 años de servicios

Secretaria de Escuela de Ingeniería Naval se acogió a retiro tras 36 años de servicios

Con una reunión virtual, académicos y egresados de Ingeniería Naval, brindaron una emotiva despedida a la funcionaria.

Tras 36 años de servicios como funcionaria de la Facultad de Ciencias de la Ingeniería de la Universidad Austral de Chile, Victoria Alvarado, se acogió a retiro y deja sus labores como secretaria de la Escuela de Ingeniería Naval.

Victoria ingresó como funcionaria a la Biblioteca de Ingeniería Naval el año 1985 en el entonces Instituto Profesional de Valdivia (Ex IPV), para luego continuar como secretaria de la Escuela de Ingeniería Naval de la Universidad Austral de Chile. Sobre las casi 4 décadas en la institución señala que “ha sido una extraordinaria experiencia, sin lugar a duda, fue un crecimiento integral en mi vida que trascendió a mi familia”.

“Trabajar con jóvenes que traen un gran sueño, ver que a unos se les diluía y a otros se les convertía cada día en un gran desafío hasta conquistar ese sueño es una experiencia maravillosa. Ver posteriormente que ellos aprendieron a abrir puertas en este mundo de grandes competencias es una experiencia de vida, ya que muchas veces uno debe como secretaria motivar a los jóvenes a no rendirse, a descubrirse que tienen grandes potenciales que sólo deben perseverar y no bajar la guardia. Eso junto con los apoyos administrativos es bello” enfatiza Victoria.

Sobre las relaciones humanas al interior de la unidad, la funcionaria dice llevarse los mejores recuerdos. “Mis jefaturas, son hombres integrales profesionalmente. A través de sus funciones profesionales conocí que en el espacio en que se mueven no tienen límites laborales, ya que tienen un alto grado de compromiso que se destaca en cualquier lugar del mundo. Y esto, empuja a que se trabaje como colaboradora de sus funciones con más ímpetu.”

Al mismo tiempo destaca la vida y relaciones interpersonales en el Campus Miraflores. “Nuestra Facultad por historia es una familia. Por lo tanto, nuestras relaciones interpersonales son muy buenas, buenas distantes…. como una familia (ríe). Nuestra Familia es una familia de esas que se destacan” concluye.

Sobre la nueva etapa que inicia en su vida dice estar expectante. “Es un período no conocido, pero como cada día de nuestras vidas podemos tener proyectos, pero no sabemos si se van a concretar, viviré como se presenten en familia, con contacto más cercano con mis hijas y mis nietitos. Quiero vivir mi propia experiencia no las vividas por otros. Estoy feliz de haber alcanzado esta etapa de mi vida… espero haberla hecho bien.”

El Decano de la Facultad de Ciencias de la Ingeniería y académico del Instituto de Ciencias Navales y Marítimas, Dr. Richard Luco recordó a Victoria desde sus inicios como funcionaria de la biblioteca de ingeniería naval.  “Conozco a Victoria Alvarado desde mi época de estudiante de Construcción Naval y por supuesto, han sido largos años de trabajo conjunto en que ella ha sido una colaboradora comprometida y a quien siempre le guardaremos mucho cariño.  Victoria es parte de la vida de varias generaciones de ingenieros navales y a pesar de que no tuvimos oportunidad de realizar una despedida presencial, este encuentro fue la oportunidad para expresarle nuestro reconocimiento, agradecimiento y también recordar anécdotas y experiencias”.

Director de Escuela

Por su parte, el Dr. Gonzalo Tampier, académico del Instituto de Ciencias Navales y Marítimas y director de la Escuela de Ingeniería Naval reconoció la importantísima labor que cumplió Victoria Alvarado como funcionaria, sobre todo por su calidad humana. 

“Conozco a Victoria desde mi época de estudiante, cuando ella estaba a cargo de la biblioteca naval que existía en ese entonces. Durante mis últimos años de estudios ella asumió como secretaría de la Escuela de Ing. Naval. Ya de aquella época la recuerdo como una persona muy empática, que nos conocía muy bien a todos y siempre buscaba ayudar, incluso en las situaciones más complejas. Ella es además una excelente consejera, logrando que los estudiantes vean más allá de lo inmediato y se las jueguen por sus metas y sueños, motivándolos a seguir adelante y a no desmotivarse por dificultades puntuales. Creo que ha dejado una gran huella en nuestra Escuela y en el corazón de muchísimos ingenieros navales que hoy trabajan repartidos por todo el mundo” señaló.

“También me gustaría decirle que ojalá siga en contacto con la Escuela, y que no le quepa duda de que cuando las condiciones lo permitan, nos pondremos al día con una actividad presencial” concluyó.

Investigadores UACh integran equipo que instaló el primer convertidor de energía marina a escala real en las costas de la región de Valparaíso

Investigadores UACh integran equipo que instaló el primer convertidor de energía marina a escala real en las costas de la región de Valparaíso

El convertidor de olas forma parte de la plataforma OPEN SEA LAB (“Laboratorio en Mar Abierto”), impulsada por el Marine Energy Research & Innovation Center MERIC (Centro Internacional de Investigación e Innovación de Energías Marinas).

El Open Sea Lab, primero en su tipo en Latinoamérica y el quinto en el mundo permitirá liderar la investigación sobre esta energía sustentable que aprovecha el movimiento de las olas para producir electricidad.  La iniciativa es un esfuerzo mancomunado entre el sector público, privado y las universidades Pontificia Universidad Católica de Chile (PUC) y Universidad Austral de Chile (UACh) todos miembros del Centro MERIC.

Investigadores del Instituto de Ciencias Navales y Marítimas de la Facultad de Ciencias de la Ingeniería, integran este equipo desde 2015, por parte de nuestra casa de estudios. Al respecto el Dr. Gonzalo Tampier explicó “como UACh participamos desde el comienzo en cada etapa, definiendo especificaciones técnicas de equipos, interactuando con distintas entidades públicas y privadas, y aportando desde nuestra perspectiva disciplinar. Hay que considerar que ENEL, que lideró este proyecto al alero de MERIC y que tiene una gran experiencia con casi todos los tipos de energías renovables, aún no contaba con experiencia en proyectos en el mar, lo que abrió una oportunidad de colaboración industria-academia muy valiosa y llena de aprendizajes, para ambas partes.

“Mi participación, y la del equipo UACh, fue apoyar y acompañar a MERIC y ENEL en la recepción de cada uno de los pasos que contemplaba la instalación, desde la revisión de procedimientos y memorias de cálculo, supervisión de pruebas de funcionamiento y acompañamiento en la instalación de la boya y sus sistemas de anclaje en terreno. En un proyecto de esta envergadura había muchos aspectos que eran críticos y, además, era necesario familiarizarnos con cada detalle porque, una vez que la boya entra en operación y las empresas que la instalan se retiran, somos nosotros como equipo MERIC quienes estaremos a cargo del mantenimiento y de resolver cualquier problema que se presente a futuro” señala el académico para quien la experiencia de participar de la instalación fue muy valiosa y no exenta de dificultades.  “Lejos lo más intenso fueron los 8 días que estuvimos embarcados, participando de la instalación bajo condiciones a ratos adversas y no libres de dificultades. Sólo en dos de esos ocho días, por ejemplo, nos fue posible hacer faenas en la tarde, ya que en los restantes el oleaje nos lo impedía” afirma el Dr. Tampier.

El Open Sea Lab es básicamente un sistema de observación del océano, que además tiene la particularidad de abastecer a los equipos con energía renovable de las olas Entre los datos más relevantes que genera y que pondrá a disposición para toda la comunidad están variables ambientales como temperatura, salinidad, turbidez, oxígeno y pH entre varias más. Además, estará monitoreando el comportamiento y la generación de energía de la boya, entre otros parámetros de funcionamiento. El proyecto cuenta además con algunos equipos en tierra, donde se destaca un radar banda X provisto de un sistema de medición del oleaje, el primero en su tipo en Chile. La información generada será sin duda de gran valor no sólo para la comunidad científica, sino también para entidades de gobierno y las comunidades locales.

El equipo de investigadores de la Universidad Austral de Chile lo conforman Gonzalo Tampier, Cristian Cifuentes y José Miguel Ahumada, todos académicos de la Facultad de Ciencias de la Ingeniería UACh.

Un gran paso para la investigación aplicada en energías marinas.

Para Gloria Maldonado, Directora Ejecutiva de Energía Marina SpA & Centro MERIC, “la instalación en mar abierto del primer dispositivo internacional de energías marinas a probarse en nuestro país, permite dar un paso fundamental en la investigación aplicada de la energía de las olas, con lo cual se podrá estudiar de manera inédita, la generación de energía marina en condiciones oceánicas reales. Permitirá validar, por ejemplo, la factibilidad tecnológica de implementar soluciones que resuelvan las necesidades de agua potable y energía de zonas remotas de nuestro país”

Por su parte el Vicerrector de Investigación, Desarrollo y Creación Artística de la Universidad Austral de Chile, Dr. Luis Vargas Chacoff, destacó: «El centro MERIC ha implementado una reconocida investigación interdisciplinaria, que busca comprender la dinámica en la extracción de esta energía, así como la mejor forma de adaptar las tecnologías a las condiciones extremas de las costas nacionales. Sin duda, la instalación de este dispositivo de prueba en nuestro país permitirá dar un paso fundamental en la investigación aplicada de la energía marina en condiciones oceánicas reales y así obtener experiencia en el mantenimiento de este tipo de sistemas tecnológicos. La participación de investigadores de nuestra universidad en esta iniciativa confirma que la asociatividad interdisciplinaria facilita dar respuesta a problemáticas actuales, tanto a nivel nacional como internacional, manteniendo importantes colaboraciones con la industria y con otras universidades».

Este proyecto de investigación, que el Centro MERIC llevará a cabo durante los próximos tres años, constituirá un logro científico tecnológico para Chile, al abrir grandes oportunidades de liderar la investigación y desarrollo de una energía marina sustentable, a nivel nacional e internacional.

El Centro MERIC nace en 2015, a partir de una iniciativa promovida por el Ministerio de Energía y CORFO, a través del concurso internacional “Atracción de centros de excelencia internacionales de I+D en energía de los mares”. MERIC es liderado por la empresa Energía Marina SpA, perteneciente a Naval Energies de Francia y Enel Green Power Chile, y cuenta con la participación científico-tecnológica de la Pontificia Universidad Católica de Chile y la Universidad Austral de Chile

Canal de Ensayos Hidrodinámicos UACh cuenta con nuevas herramientas para análisis de sistemas flotantes.

Canal de Ensayos Hidrodinámicos UACh cuenta con nuevas herramientas para análisis de sistemas flotantes.

Inversión en equipamiento viene a fortalecer las capacidades de investigación, formación y vinculación con el sector productivo del laboratorio perteneciente al Instituto de Ciencias Navales y Marítimas.

Los nuevos equipos para la medición y posterior análisis de la respuesta hidrodinámica de diversos tipos de estructuras flotantes que  ha incorporado el Canal de Ensayos Hidrodinámicos de la Universidad Austral de Chile, incluyen celdas de carga sumergibles, para el estudio de la respuesta de plataformas flotantes y su interacción con los sistemas de fondeo, además de una celda de carga de 6 componentes, elemento que permite realizar ensayos de maniobra y determinación de fuerzas hidrodinámicas frente a cargas ambientales de estructuras complejas.

Sumado a lo anterior, se ha adquirido un sistema de seguimiento óptico de movimiento (Motion tracking system) producido por la empresa Sueca Qualisys, el cual considera un conjunto de 4 cámaras que permiten seguir el movimiento de marcadores que se instalan en los objetos flotantes, permitiendo capturar el movimiento de los mismos, el que luego se traduce en velocidad y aceleración, datos de base para la caracterización hidrodinámica de la respuesta de sistemas flotantes, explica el Director del CEH, Dr. Gonzalo Tampier.

Este sistema, usado en laboratorios similares en todo el mundo, permite reducir el uso de sensores cableados en los ensayos, obteniendo condiciones de ensayos muy similares a las de operación de las plataformas. La información recopilada permite optimizar la respuesta de las estructuras, mejorando la eficiencia de extracción de energía en sistemas de generación por olas, reducir los esfuerzos por cargas de impacto en naves y sistemas navales o mejorar las condiciones laborales de las tripulaciones, además de una amplia gama de otras áreas de trabajo que se abren gracias a estos nuevos equipos.

A esta mejora de capacidades tecnológicas del laboratorio se suma al aumento de potencia en el sistema del carro de arrastre, el que hoy puede llegar a velocidades de hasta 5m/s y a la presencia del generador de oleaje irregular, con lo que el CEH-UACh hoy se encuentra a la vanguardia en sistemas de medición para laboratorios de estas dimensiones.

Los equipos son un aporte a la formación de los estudiantes de la carrera de Ingeniería Naval y del programa de Magíster en Ingeniería Naval y Oceánica, además de abrir nuevas posibilidades para la investigación en las actuales líneas de trabajo y para otras especialidades de la FCI y la UACh.

En cuanto a la activa vinculación con el sector productivo, la industria nacional e internacional hoy ve ampliado el espectro de estudios que se pueden llevar a cabo en nuestras instalaciones, pudiendo aportar de forma directa a los nuevos desarrollos en el área naval, eficiencia energética en naves, desarrollo de tecnologías para la extracción de energía marina y acuicultura, señala el Dr. Tampier.

La inversión fue posible gracias a la participación del CEH UACh en el proyecto MERIC, Centro para el Desarrollo de la Energía Marina en Chile, en el cual participan por parte de la Universidad Austral de Chile los investigadores Gonzalo Tampier, José Miguel Ahumada y Cristian Cifuentes.

Docente del Instituto de Ciencias Navales y Marítimas obtuvo el título de Piloto Primero de la Marina Mercante Nacional.

Docente del Instituto de Ciencias Navales y Marítimas obtuvo el título de Piloto Primero de la Marina Mercante Nacional.

“Para la carrera de Ingeniería Naval es importantísimo contar con docentes altamente vinculados al quehacer profesional”

señala Director de Escuela Dr. Gonzalo Tampier

Profesor Juan Condeza del Instituto de Ciencias Navales y Marítimas, obtuvo el título de Piloto primero de la Marina Mercante Nacional, tras rendir el examen de competencia ante la Autoridad Marítima en el Centro de Instrucción Maritima (CIMAR) en Valparaiso dependiente de la Armada de Chile

El docente quien era Piloto segundo de la Marina Mercante Nacional señala que este nuevo título “se logra acreditando al menos 24 meses de embarco efectivo y yo ya poseía 36 meses;  posterior a eso tuve que realizar durante todo el verano de 2020 un curso de ascenso en Valparaiso en el Colegio de Capitanes y Pilotos.  El curso se denomina “Gestión para Mando y Ascenso a Piloto Primero” y tiene una duración de 2 meses de clases intensivas con especial énfasis en la estiba y estabilidad de las naves mercantes, aprobando ese curso se puede optar a dar el examen de competencia.”

Afirma que el examen de competencia ante la Autoridad Marítima lo rindió en marzo, justo antes de que comenzaran las restricciones de la pandemia y constaba de un examen escrito y un examen práctico en el simulador de maniobras ambos de una alta dificultad debido a la gran responsabilidad que significa la nueva habilitación obtenida. “Una vez aprobado los exámenes tuve que presentar una memoria de cálculo, la que  fue aprobada exitosamente lo que me permitió finalmente obtener el título en septiembre pasado”.

A nivel profesional representa la posibilidad de ejercer como Primer Oficial en cualquier nave sin limitación de Arqueo Bruto (tamaño de un buque en relación a su volumen) en todo tipo de navegación y como Capitán de cualquier buque de hasta 3000 de Arqueo Bruto.

A nivel docente – señala el Prof. Condeza- “representa un salto en la formación que puedo entregar disponiendo de las herramientas para abarcar aparte de tópicos relacionados con la navegación otros que involucran aspectos mas complejos dentro la operatividad de un buque como lo son  los relacionados a la estiba y estabilidad de las naves. Además esto me permite tener el nivel necesario para dictar cursos de la OMI (Organización Marítima Internacional), que requieran una mayor expertiz, por lo cual un título más alto me permite seguir avanzando dentro de las posibilidades de perfeccionamiento que podemos entregarle a nuestros estudiantes”.

Por su parte, el director de la Escuela de Ingeniería Naval, Dr. Gonzalo Tampier señala que “para la carrera de Ingeniería Naval es importantísimo contar con docentes altamente vinculados al quehacer profesional. Esto tiene una relevancia aún mayor en la formación de Marina Mercante, puesto que es requisito de la Autoridad Marítima que muchos cursos sean impartidos por docentes que cuenten con el grado de oficiales de marina mercante. El hecho de que el Prof. Condeza haya alcanzado el grado de Primer Piloto no sólo es un reconocimiento a la destacada labor que ha realizado como docente de la carrera por años, sino que también le permitirá impartir distintos cursos de especialización que hoy nuestros alumnos de la mención Transporte Marítimo cursan mediante convenios con la Autoridad Marítima y con otras instituciones externas.”

Hundimiento del centro Caicura: las regulaciones pendientes de la acuicultura

Hundimiento del centro Caicura: las regulaciones pendientes de la acuicultura

Columna de opinión:

Dr. Gonzalo Tampier – Dr Cristian Cifuentes –

Instituto de Ciencias Navales y Marítimas FCI -UACh

El reciente hundimiento del Centro de salmonicultor “Caicura”, ubicado en el Seno del Reloncaví, hace más evidente que nunca la urgente necesidad de crear un marco normativo que regule el diseño, la instalación, mantención y  desmantelamiento de estos sistemas, a fin de reducir el riesgo de estas operaciones en las complejas condiciones ambientales y operacionales de la zona sur-austral de nuestro país.

No cabe duda que la primera prioridad debe estar siempre en la protección del medioambiente, ámbito en el cual debemos reconocer que en los últimos 13 años -desde el advenimiento del virus ISA- se han logrado importantes avances, aunque aún queda mucho camino por recorrer. Por otro lado, en el ámbito de la prevención de escape de peces, relacionado directamente con la regulación de las estructuras de cultivo, se observan muy pocos cambios en igual período.

En Chile, la regulación de estas estructuras denominadas balsas-jaula, sigue en un estado mínimo de desarrollo y ninguna de las regulaciones existentes establece, por ejemplo, las condiciones mínimas de flotación, las características mecánicas requeridas en sus estructuras y sistemas de fondeo o los profesionales habilitados para desarrollar estos proyectos de ingeniería.

En la historia marítima, son muchas veces lamentables sucesos como un hundimiento los que llevan a introducir mejoras en la regulación. El hundimiento del Titanic en 1912, por ejemplo, marcó el inicio de SOLAS, hoy considerado como el tratado internacional más relevante para la protección de la vida humana en el mar. Otro ejemplo es el derrame del Exxon Valdez en 1989, que marcó el inicio de una profunda revisión del convenio MARPOL que hoy obliga a toda embarcación petrolera a ser construida con un doble casco. En el tema acuícola, la principal motivación detrás de la regulación noruega atingente a sistemas de cultivo de peces, estuvo en la prevención de escapes por su posible impacto en el medio marino.  Ejemplos hay muchos, y todos tienen una cosa en común: el genuino interés por aprender de este tipo de incidentes.

Estos acontecimientos no sólo impulsan el desarrollo de nuevas normativas. El encuentro de distintos actores del ámbito público y privado, de la sociedad y de la academia, nos permite buscar soluciones para el futuro, y sobre todo, nos permiten recuperar confianzas y establecer vías expeditas de comunicación. También se abren espacios para plantear el uso de nuevas tecnologías de monitoreo o proponer la creación de entes certificadores que velen por el cumplimiento de normativas creadas en conjunto con todos los actores involucrados. ¿Acaso no da confianza ese sello pegado en su calefont/cocina a gas/electrodoméstico que dice que Ud. tiene instalado en su casa un producto seguro? Ese sello corresponde a un ente certificador, en el que Ud. y el fabricante del aparato han depositado su confianza.

En el caso de Caicura, aún es temprano para apresurar conclusiones acerca de las causas del hundimiento. No obstante, sí estamos en condiciones de hacernos algunas preguntas:

Si todo proyecto de embarcación o artefacto flotante debe ser inscrito ante la Autoridad Marítima y sus planos estructurales deben ir firmados por un profesional competente; si toda embarcación o artefacto flotante debe cumplir con una cierta reserva de flotabilidad y debe demostrarlo mediante diversos cálculos; y si toda embarcación o artefacto flotante debe ser revisada periódicamente por la Autoridad Marítima. ¿Por qué una balsa-jaula no debe hacerlo? La respuesta válida desde un punto de vista legal lamentablemente es simple: porque no son consideradas ni como embarcaciones ni como artefactos flotantes, sino a lo sumo equivalentes a una demarcación marítima o – en otras palabras – a una simple boya.

Se hundió una boya en Caicura. ¿Sería esta una noticia de relevancia nacional que causa preocupación en amplios sectores de la sociedad?

Sin duda,  estamos ante un importante desafío, aún más grande si consideramos el cambio climático y el potencial desarrollo de la actividad acuícola en zonas más alejadas de la costa, con condiciones ambientales sin duda más adversas que las que se enfrentan en la actualidad.

Foto Referencial.